¿Distraído, Distraída?

Estimadas familias de Manos a la Obra.

Saludos cordiales. Es un gusto llegar a ustedes y compartir estas palabras obtenidas a través de una experiencia vivida regresando del viaje de graduandos. Estaba sentada en el avión pensando en las múltiples actividades que me esperaban al regresar a Guatemala, actividades de la vida cotidiana como madre, esposa, hija, directora, maestra, empresaria, en fin. Estaba distraída en mi planificación mental y aturdida por tanto pensar , cuando tuve la bendición de abrir una revista y leer este documento. Fue escrito por Ana Cristina Reymundo directora de redacción de Nexos y la comparto con ustedes.

El otro día pensando en las palabras del inmortal Facundo Cabral que dicen , "No estás deprimido. Estás distraído", me pregunté a mí misma si estaría yo distraída. El magistral monólogo de Cabral trata sobre el enfoque que puede tener una persona en un dado momento. Yo no me hice la pregunta porque me sentía deprimida sino porque últimamente he andado tan ocupada. Al fin de cuentas, tantos deberes, compromisos, y tareas se convierten en una serie de distracciones que nos pueden llevar a perder la noción de lo que mas vale en esta vida.

Las palabras continúan: " Distraído de la vida que te puebla. Distraído de la vida que te rodea..." Es verdad que la depresión, la falta de esperanza, el cansancio moral nos distraen. Pero también el sinfín de cosas que lleva uno en la lista de cada día. Esa terrible e interminable lista en la cual siempre queda una u otra cosa que no terminó y se pasa al día siguiente.

Esa insidiosa lista que es a la vez tan cotidiana como el pan de cada día puede convertirse en un capataz. Pues es muy fácil confundir lo urgente con lo importante. No todo lo que se presenta con urgencia es en realidad importante. Por ejemplo, ese posting de Facebook, ese texto que llega y en realidad no tiene relevancia. Sin embargo el impulso de contestarlo es tan grande como cuando alguien llega a tocar la puerta de tu casa sin previo aviso. Todo se interrumpe para contestar. Si sucede de vez en cuando puede ser muy grato. Pero si se convierte en una terrible costumbre, la vida se nos va en una serie de cosas inconsecuentes. Y acabamos distraídos y deprimidos.

Al leer esto inmediatamente escuche a Facundo y entendí que la vida es corta y no debemos distraernos y mucho menos deprimimos con los afanes de cada día. "Da sin medidas y te darán sin medidas, ama hasta convertirte en lo amado, más aún, hasta convertirte en el mismísimo amor y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas , el bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso. Una bomba hace mas ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, hay millones de caricias que alimentan a la vida. El bien se alimenta de sí mismo, el mal se destruye así mismo. Si los malos supieran que buen negocio es ser bueno, serían buenos aunque sea por negocio. No estás deprimido estas distraído".... Facundo Cabral.

Estás distraído de las maravillas que suceden alrededor tuyo? En estas vacaciones te invito a que mires a tus hijos , escucha sus voces, ríe con ellos, apapáchalos cuando te necesiten, mójate con ellos debajo de la lluvia, vean el cielo y su inmensidad. Abrázalos hasta sentir el latido de su corazón. Y al llegar la noche agradece a Dios por cada día que te ha permitido vivir con alegría y paz y sin estar distraído o deprimido.

Si tienen un tiempo libre les invito a que escuchen parte del monólogo de Facundo, lo colocamos aquí para ustedes.

Bendiciones y todo mi cariño. Nos veremos nuevamente al regreso del descanso.

_ Miss Marinita _