Muy cerca de mi ocaso

Estimadas Familias Mao.

Es un gusto llegar nuevamente a ustedes. Hoy quiero compartirles un poema que nos hace reflexionar acerca del valor de la vida.

Durante esta semana hemos estado celebrando el único y especial “Día de los abuelitos” y los hemos homenajeado con canciones,  actuaciones, bailes y palabras bellas para enriquecer el valor del amor. El amor a los abuelos y así exaltar uno de los valores mas importantes de la vida como lo es “el amor a la familia”.

Nuestros alumnos (los nietos) han aprendido que la vida es maravillosa y que hay que vivir cada día como si fuera el último, disfrutando de los abrazos, apapachos y cariños que son únicos de los abuelos.

Este poema de Amado Nervo nos hace reconocer que en esta vida  cosecharemos lo que sembramos y que habrán momentos lindos y momentos difíciles pero en todos aprenderemos a ser felices.

La vida es un regalo de Dios y lo que hagamos con ella es nuestro regalo para Dios.

Con cariño,

Miss Marinita.  Agosto 2014

 

“Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,

porque nunca me diste ni esperanza fallida,

ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;

 

porque veo al final de mi rudo camino

que yo fui el arquitecto de mi propio destino;

que si extraje las mieles o la hiel de las cosas,

fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:

cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

 

...Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:

¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

 

Hallé sin duda largas las noches de mis penas;

mas no me prometiste tan sólo noches buenas;

y en cambio tuve algunas santamente serenas...

 

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.

¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!”

 

Amado Nervo